Suscríbete y consigue un 5% dto.
Envío gratis a península
Back

De tamaño pequeño pero de gran volumen, con capacidad para 48L. Su interior es práctico, funcional y voluminoso: con 1 repisa de cristal, 1 bandeja, 1 barra repisa lateral, es la mejor opción para cualquier rincón de tu hogar.   

En Stock, envío en 24h-48h

Color: Negro mate

Total

299,95

IVA incluido

Cantidad:

AHORRA 0%
299,95
Precio recomendado 299.95 €
- 0%
Características
Estética de los años 50
Frigorífico de diseño y estilo Retro Vintage que rememora la estética de los primeros electrodomésticos de los años 50. Disponible en varios colores.
Retro Fridge
Práctica y funcional
Interior compartimentado para ayudarte a organizar los alimentos. Tiene 1 estante de rejilla y 2 repisas laterales en la puerta ideales para bebidas en lata o botella.
Retro Fridge
Materiales resistentes
Fabricada con materiales resistentes y diseñada para que dure tanto como su estilo. Además, conserva y refrigera igual de bien que una nevera moderna.

Debido al volumen del paquete, este producto no puede ser enviado a contra reembolso, por favor, elija otro método de pago.

La normativa europea sobre calificación de la eficiencia energética de los electrodomésticos ha cambiado. Esto no significa que el producto que compró sea diferente en su consumo eléctrico, sino que el etiquetado ha cambiado a su equivalente actual, adaptándose a los nuevos niveles de calificación.

Descripción

Estética de los años 50: Cambia totalmente el ambiente donde se coloque creando una agradable atmósfera desenfadada y elegante, llena de estilo. Disponible en varios colores y tamaños.

Gran capacidad: En medio metro de altura, tiene un volumen de 48 litros en la nevera.

Cómoda y funcional: El interior está muy compartimentado para ayudarte a organizar los alimentos. Tiene 1 estante de rejilla y 2 repisas laterales en la puerta ideales para bebidas en lata o botella.

Debido al volumen del paquete, este producto no puede ser enviado a contra reembolso, por favor, elija otro método de pago.

La normativa europea sobre calificación de la eficiencia energética de los electrodomésticos ha cambiado. Esto no significa que el producto que compró sea diferente en su consumo eléctrico, sino que el etiquetado ha cambiado a su equivalente actual, adaptándose a los nuevos niveles de calificación.